03.08.2018

Galería de Arte Villa Manuela

Filtros, marcos, similitudes térmicas, áreas subyacentes en las bases cóncavas, colores retro y vintage, han sido los mejores amigos de aquellos que a la luz del siglo XXI hacen de Instagram su gran álbum de fotos -privado o público- pero ciertamente se convierten en «crónicas sentimentales», de millones de personas.

Como toda crónica debe haber un cronista que las cuente y las deje para a la posteridad, en esta ocasión ESTUDIO ChuliHERRERA asume el reto y sienta su tribuna en la Galería Villa Manuela de la UNEAC.

La reinterpretación de clásicos del arte, tomando como base las similitudes aportadas por los enredados algoritmos de las redes sociales, le dan a esta exposición un atractivo especial. A los jóvenes la tecnología y su reflejo en el arte son un gancho, a los no tan jóvenes lo es el uso de los colores vivos y la figurativa de las piezas.

Esta muestra me recordó aquella frase de Martí que reza: “(…) el artista mejor no es quien lo cuelga y recama [al mundo], de modo que sólo se le vea el raso y el oro, y pinta amable el pecado oneroso,(…) sino quien usa el don de componer, (…) con los colores, de modo que se vea la pena del mundo, y quede el hombre movido a su remedio”. Una exposición memorable.